En esta página utilizamos cookies propios y de terceros. Si continúas navegando consideramos que aceptas el uso de cookies. OK | Más información

Recetas Ma Khin: Dahl

Recetas Ma Khin: Dahl 09/05/2017

prensa grafica-_MG_5009

“Para mí, un cuenco de dahl es la historia de Grandy, mi abuela birmana, removiendo amorosamente el apetitoso guiso que borbotea lentamente en la cazuela. A mi deseo de que acabe cuanto antes para saborear por fin el plato, Grandy responde con firmeza: “despacito es como sale bien”. Y mientras el dulce aroma a cúrcuma, cardamomo y clavo inunda la cocina, ella nos alimenta con sus anécdotas sobre Birmania y el Raj.

Mi madre emplata el guiso de la abuela junto a su curry picante de albóndigas, sabiendo lo que a mi padre le gusta el dahl. Y mientras se sirve a un lado del plato el rabioso balachaung, mi padre nos cuenta que hasta conocer a mamá, jamás había comido nada picante.

Y mi propia historia es la de aquel día de invierno, ventoso y gris, en que llamo a mi madre desde mi piso de estudiante para que me pase la receta. Lo hace pero no sin advertirme: “y no te olvides que despacito es como sale bien”, como decía mi abuela”.

INGREDIENTES

250 g. de lentejas amarillas indias
1 cebolla picada
2 dientes de ajo picado
2 guindillas verdes pequeñas picadas
1 tomate pelado y troceado
1 pulgada de jengibre pelado y picado
½ cucharadita de asafétida
1 cucharadita de cúrcuma
1 cucharada de hojas secas de kasuri methi
1 cucharada de garam masala
2 cucharadas de cilantro fresco picado
1 cucharada de aceite de girasol
2 dientes de ajo en láminas
1 guindilla roja seca
½  cucharadita de semillas de comino
¼ cucharadita de guindilla en polvo
½ cucharadita de asafétida
Zumo de lima y sal

Elaboración

Se lavan las lentejas y se ponen en una olla a presión junto con la cebolla, el ajo, jengibre, guindilla verde, tomate, asafétida y cúrcuma. Se cierra la olla y la llévala a ebullición. Se baja el fuego al mínimo y se cocinan las lentejas durante 10 minutos. Se quita la tapa de la olla y añade garam masala, cilantro fresco y hojas de kasuri methi.

Para temperar el dahl, calienta el aceite y fríe las semillas de comino, ajo, guindilla roja seca, asafétida y polvo de guindilla.