Séptimo aniversario Ma Khin Café

Séptimo aniversario Ma Khin Café

Dejamos Moulmein en 1912, cuando Padre fue destinado a Bassein, en el delta del Irrawady. Imagino que viajaríamos ahí en barco, pero la verdad es que no me acuerdo de nada. Recuerdo, con toda claridad, la llegada a la que iba a ser nuestra casa, construida en madera sobre sólidos pilares de teca y rodeada de un gran jardín. Al enfilar nuestro carruaje el camino de entrada, una gran masa de cosmos amarillos en plena floración encendió un fogonazo en mis pupilas. Era uno de esos días pegajosos del final de los monzones y el olor de aquellas flores impregnaba el aire húmedo. Todavía hoy, cuando huelo una flor de cosmos me viene a la mente aquella lámina de oro. Corrí hacia ellas. De repente, alguien gritó: « ¡Serpientes, serpientes! ». Me detuve en seco. La advertencia no podía ser más oportuna: aún veo, como si fuera hoy, una serpiente enorme, enroscada a uno de aquellos pilares de teca.

Gertrude Saw Yin Barns (Grandy) recordando su llegada a Bassein en 1912, con 7 años. Una historia de Birmania: Cocina, familia y rebelión.

Steve, sus padres y Laura Alandés (interiorista de Ma Khin Café) en la inauguración, 22 octubre 2014                                   © Xavi Molla

El próximo 22 de octubre Ma Khin Café cumple 7 años, la edad que tenía mi abuela Grandy (hija de Ma Khin) aquel día en que llegó a su nueva casa en Bassein, en la antigua Birmania. El día de la inauguración me pidieron que definiera mi nuevo proyecto gastronómico en el corazón del Mercado Colón; yo expliqué que es un homenaje a una cultura gastronómica, que llegó hasta mí a través de tres generaciones de mujeres de mi familia: mi madre (que viajó a Valencia para la presentación oficial), mi abuela Grandy y, por supuesto, mi bisabuela Ma Khin, una anfitriona insuperable por cuya casa colonial de Rangún circulaban siempre la buena conversación y los ricos aromas de la cocina del sudeste asiático.

Siete años dan para mucho, y Ma Khin Café ha ido creciendo refinando la oferta gastronómica, puliendo el servicio y mejorando sus instalaciones. La meta siempre ha sido —y continúa siendo— superar las expectativas de nuestros clientes. Nuestra filosofía de Decolonial Food ha guiado, en todo este tiempo, nuestro trabajo: una celebración del encuentro entre las culturas gastronómicas de Asia y el Mediterráneo. Desde el primer día hemos estado convencidos de que compartiendo ideas, ingredientes y buenas prácticas ayudamos a la evolución de nuestra gastronomía y nuestra forma de comer.

Nada más abrir sus puertas, Ma Khin Café fue distinguido por la prestigiosa revista de lujo, Conde Naste Traveller, como uno de los 35 restaurantes más bellos del mundo. Nuestra ensalada de alcachofas recibió los aplausos de Mikel López Iturriaga, “El Comidista”, y la revista Elle incluyó el cheesecake de Ma Khin entre los 32 mejores cheesecakes de España. Elogios aparte, la verdad es que hemos llegado lejos. En Birmania volamos en globo sobre los templos de Bagan y cenamos en la casa colonial de Ma Khin, en las montañas de los Estados Shan. También compartimos los secretos de nuestra cocina con las amas de casa de Kyaukpadaung, con la misma generosidad con la que ellas nos enseñaron a convertir los productos de los bosques cercanos en auténticos manjares. Ya en casa, organizamos con gran éxito programas de cursos para nuestros clientes en el restaurante y viajamos a San Sebastián como profesores invitados del Basque Culinary Centre. ¡Hasta Ana Obregón recibió clases particulares de Steve en Master Chef Celebrity bajo la crítica mirada de Antonia Dell’Atte! En 2018, publicamos el libro Una historia de Birmania, cocina, familia y rebelión, la historia de la familia birmana de Steve contada en el contexto del declive del colonialismo británico e ilustrada con recetas de Ma Khin Café. El libro fue finalista a libro del año del gremio de escritores gastronómicos de Inglaterra y nombrado mejor libro del mundo en la categoría de Asia en los Gourmand World Cookbook Awards del 2020. Y en eso llegó la pandemia, que no consiguió detenernos. Durante el confinamiento Steve impartió desde su casa clases de cocina para animarnos en las largas horas de encierro. Más de cien personas de todo el mundo asistieron en directo a una clase en zoom de Steve coordinada por Rutgers University, Nueva Jersey. Y mantuvimos abierta la cocina durante el cierre de la hostelería con una oferta de comida a domicilio, una propuesta que ha venido para quedarse.

Pero con solo siete años nuestra historia no ha hecho más que empezar. Creemos firmemente que lo mejor de Ma Khin Café está por llegar. Ahora, con la progresiva reapertura de la hostelería, queremos mantenernos fieles al compromiso que anunciamos aquel fatídico 14 de marzo del 2020, de trabajar por el bienestar de nuestro planeta y las personas con quienes lo compartimos para que la sostenibilidad, la estacionalidad y la cercanía no sean meras palabras, sino hechos. Queremos que el Ma Khin Café del 2028 sea un modelo de restauración saludable y sostenible, tanto en lo social como en lo medioambiental y económico. Ese es nuestro gran reto para los próximos siete años.

Damos las gracias a todas las personas que han contribuido a nuestro éxito: a nuestros proveedores, cada vez más cercanos, al personal, compuesto por profesionales generosos, amables y auténticos, y, ¡cómo no!, a vosotros, nuestros clientes, cuya fidelidad nos anima a seguir ofreciendo lo mejor de nosotros. Queremos celebrar este aniversario de manera especial volviendo a ofrecer los platos que han marcado nuestra historia. Del 19 de octubre al 1 de noviembre tenemos dos menús, uno a mediodía y otro por la noche, de siete platos, elegidos con vuestra ayuda para recordar nuestros siete años de vida. Deseamos de corazón que nos acompañéis y que brindéis con nosotros por Ma Khin y el futuro.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.