Una historia de Birmania: cocina, familia y rebelión. Nuestra experiencia en la autoedición.

Una historia de Birmania: cocina, familia y rebelión. Nuestra experiencia en la autoedición.
Cuando Bridget y yo decidimos escribir Una historia de Birmania: cocina, familia y rebelión,
nos planteamos ofrecer el manuscrito a una editorial a través de un agente literario. Sin
embargo, acabamos descartando la indudable ventaja que supondría que un grupo de
profesionales se encargara de editar, distribuir y financiar nuestro libro en el instante mismo en
que Bridget lanzó la pregunta de para qué queríamos publicarlo. Estaba claro que deseábamos
compartir las historias que nos habían cautivado de niños, pero para Bridget era crucial
enmarcarlas en el contexto de la ocupación colonial de Birmania y transmitir el efecto que
continúa teniendo hoy en el país y sus gentes. Para Bridget, una académica que nunca ha
vacilado a la hora de plantar cara al poder, la autoedición era la única vía para escribir la crónica
de nuestra saga familiar de forma totalmente independiente.
Publicar este libro ha supuesto una tarea increíblemente ardua que no habría sido posible sin el
concurso del equipo extraordinario de profesionales que han compartido nuestro compromiso
con el proyecto. Cuando contactamos con Daunt Books, una de las librerías más prestigiosas de
Londres, nos informaron de que no aceptaban libros autopublicados porque no suelen alcanzar
un nivel de calidad suficiente. Lejos de cejar en nuestro empeño, les hicimos llegar una
bellísima copia del libro, a la vista de la cual no dudaron en saltarse encantados su norma. La
presentación en el Reino Unido de nuestro libro, celebrada a comienzos de julio en su librería de
Hampstead, registró un lleno total.
El contacto con librerías independientes y redactores de prensa y el subsiguiente seguimiento de
las llamadas y correos intercambiados con ellos; la subida de noticias a las redes sociales y la
gestión de las ventas del libro a través de la web, forman parte de un trabajo a tiempo completo,
por eso estamos agradecidos por la enorme suerte que supuso contar con la ayuda de nuestra
editora Alex Birtles, que se ha encargado de muchas de esas tareas. Hemos aprendido que
vender un libro es, como poco, tan difícil como escribirlo y producirlo, pero también que si no
hubiéramos optado por la autoedición, el libro resultante habría sido otro y no aquel sobre el que
con tanto orgullo y satisfacción hablamos en su presentación en Daunt Books.
Si has leído Una historia de Birmania: cocina, familia y rebelión, cuenta tus impresiones a través de tus contactos y redes sociales o dejando una reseña en Amazon o en páginas o blogs literarios.
/Steve

Leave a Reply

Your email address will not be published.